Ir al contenido

Summit 2022

Debaten en el Summit 2022 sobre el futuro de la pesca en el Mar de Cortés

Temas como la pesca ilegal, desplome de la producción y desarrollo de la acuacultura abordan los participantes del panel Producción Sostenible de Productos del Mar

Los cinco estados que integran la región Mar de Cortés aportan el 50 por ciento de la producción pesquera nacional, sin embargo, hay mucho trabajo por hacer en busca de lograr una actividad sostenible para el futuro, coincidieron académicos, líderes del sector y empresarios que debatieron en el Summit 2022 Misión Prosperidad.

El panel Producción Sostenible de Productos del Mar fue integrado por Miguel Ángel Cisneros Mata, investigador del Cepal; José Luis Carrillo Galaz, presidente de la Conmecoop; Christy Walton, empresaria y filántropa; y Amado Guzmán Reynaud, empresario de la pesca industrial. Alejandro Robles González, presidente de NOS Noroeste Sustentable, fue el moderador.

Carrillo Galaz, líder de la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas, expuso de inicio que los temas de inspección y vigilancia, la falta de investigación y búsqueda de mercados justos son los retos que tienen en la actividad.

Sin embargo, Guzmán Reynaud consideró que es testigo de que se han acabado el Mar de Cortés y el litoral del Pacífico.

“Estamos yendo a invadir otras áreas, estamos pescando en zonas prohibidas, invadiendo zonas, estamos depredando lo que no nos hemos acabado o lo que ya nos acabamos en un lado vamos a explotarlo a otro. Es un mar muy estéril de lo que viví en mi infancia, es un mar bastante muerto diría. También he visto el declive de la economía de las pesqueras y de los ribereños”, expuso el empresario mazatleco.

Por lo menos en Sinaloa y Sonora las comunidades pesqueras están sufriendo de una gran pobreza, marginación, problemas de adicciones y baja escolaridad.

El investigador Cisneros Mata dijo que se imagina en el futuro un Mar de Cortés donde la pesca ilegal, forzada y voluntaria, ha sido reducida a su mínima expresión; comunidades costeras que se desarrollan en condiciones de equidad y prosperidad; recursos pesqueros y acuícolas que se producen en condiciones de sustentabilidad, pero procurando la seguridad social; y que la toma de decisiones de manejo se realiza con la mejor ciencia disponible, pero incluyendo el conocimiento tradicional, con una gobernanza policéntrica que represente a la sociedad en general.

“¿Qué tenemos que hacer para poderlo lograr? Promover redes de valor y de buenas prácticas acuícolas, buscar los policultivos que van a ayudar a mitigar los efectos del cambio climático; tiene que haber concesiones, hay que cambiar la legislación para dar certeza de acceso a los espacios y a las especies; tenemos que reducir la sombra de las jerarquías, que no es otra cosa que el gobierno mete las manos por todos lados; fortalecer las instituciones que están debilitadas, las instituciones técnicas, científicas, administrativo políticas que son del Estado mexicano”, manifestó.

Guzmán Reynaud insistió que el futuro de la actividad es la acuacultura, porque no hay ninguna especie en el mundo que aguante los niveles de depredación del ser humano.

“Los empresarios y la sociedad civil tenemos que participar y tenemos que entrarle, si el camino es la acuacultura y si tenemos un mar totalmente desgastado, ¿por dónde nos quisiéramos ir?”, cuestionó.

Propuestas de Amado Guzmán

  • Participación más activa de Foro Mar de Cortés con las entidades gubernamentales que rigen la pesca.
  • Reducir el esfuerzo pesquero tanto de la flota industrial como artesanal.
  • Hundir contenedores de carga y barcos camaroneros para crear arrecifes artificiales.
  • Dar a las comunidades pesqueras áreas concesionadas para la pesca artesanal.
  • Proteger los humedales.
  • Aportar a la conservación, inspección y vigilancia.
  • Programa de adopción de escuelas, de Foro Mar de Cortés.

El líder cooperativista José Luis Carrillo Galaz reconoció que la acuacultura ha tenido un crecimiento importante, pero con un costo, por lo que debe tener un límite y un ordenamiento.

“La acuacultura no le va a dar trabajo a 300 mil pescadores, sí, estoy de acuerdo que la acuacultura es una alternativa para quitar presión a la pesca, pero la tenemos que hacer de manera controlada porque tiene un límite”, insistió.

El dirigente pesquero agregó que la pesca comercial ha venido a la baja, pero enfrentan al problema de la pesca ilegal, ya que hasta el 40% de la producción se hace de manera clandestina.

“En el Mar de Cortés están en un lugar privilegiado, pero también están en un área conflictiva fuerte, detrás de cada pescador hay gente mala que los presiona a vender sus productos, a salir a pescar en tiempos de veda. El tema de la pesca ilegal ya es un asunto de seguridad nacional en México y como tal tenemos que demandarlo”, subrayó.

Christy Walton expresó que tiene que ocurrir un adecuado mapeo y gestión del espacio para la acuacultura, de lo contrario se degradara aún más.

“Hay otras cosas más que tomar en cuenta. No puedes poner una granja acuícola sin las comunidades, no es tan simple. Se necesita financiamiento para la transición hacia una pesca sustentable”, dijo.

La filántropa manifestó que ve un futuro organizado, pero depende de todos los actores involucrados en la actividad.

es_MX